sábado, 17 de octubre de 2015

Reptiles (7)/Serpientes





Han sido apenas tres las serpientes vistas en los muros en los tres meses de caminatas fotográficas, o sea, a un miserable promedio mensual de solamente una.  ¿Por qué las evitan como tema los grafiteros, siendo que con sus cuerpos retorcidos se prestan para hacer dibujos decorativos e incluso barrocos?

Hasta hace cinco días eran dos íngrimas, pero en la última salida, el 12, un lunes festivo (por lo del Día de la Raza, el de la llegada de los invasores a América), me alegró ver otra vez la lámina autoadherible de una cobra erguida, ahora sí en una condición más o menos aceptable, pero si no hubiera salido con un pegante que me permitió reconstruir la parte inferior, que se estaba desprendiendo y desintegrando, tampoco en esta ocasión se habría justificado fotografiar.  Ya la había visto dos veces, siempre casi totalmente arrancada, algo mortificante porque se veía que estaba bien dibujada. 

Esta vez el borde enrollado estaba tan quebradizo que mientras pegaba se desprendió un fragmento, afortunadamente bastante pequeño, y cayó revoloteando al suelo como una hoja seca.  Ahí aparece la muesca respectiva en la foto.  El nombre "Volketa" que se ve sobre la cobra lo veía por primera vez.  La lámina estaba en el reverso de una señal de tránsito en la esquina de la Avenida Caracas con lo que podría ser algo como la calle 42, o la anterior a esa.   La URL que aparece en el costado de la cobra (volketa.org) es de los de la cuenta en Facebook de "Volketa Blog-zine", que son grafiteros, raperos y no sé que más. 
 
Era apenas la segunda vez que salía con el pegante.  Ya dije por que lo había sacado la primera vez --para volver a dejar en su lugar algo que había arrancado como trofeo de caza, porque me arrepentí de haberlo hecho (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/10/reptiles-5tortugas-1.html)--, pero luego descubrí que me serviría para rehabilitar láminas muy deterioradas, con bordes desprendidos y enrollados como un pergamino antiguo, antes de tomarles fotos.  Fue una gran idea, como lo había sido salir siempre con un banquillo metido en el carrito de hacer mercado.  Eventualmente habrá que incluir un informe sobre las herramientas que necesita un fotógrafo de arte callejero.  Inicialmente fue la mera cámara.  Poco a poco se fue viendo que eso era insuficiente.

La siguiente es de un mural ubicado en el costado occidental de la carrera 24, cerca del lado norte del espacio despejado y amplio frente al Estadio El Campín y de donde baja y termina en ese punto la calle 57 (la serpiente cascabel tiene una piedra tallada en las fauces), y la tercera es un acercamiento de la que ya quedó mostrada en el dibujo en el que está al lado de un caimán o un cocodrilo (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/10/reptiles-4lagartos-4.html). 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario