sábado, 3 de octubre de 2015

Reptiles (2)/Lagartos (2)














En primer lugar está un cocodrilo con el seudónimo del artista, CRISP, en el abdomen.  Ya lo he mencionada más de una vez.  Es un australiano que ha estado viviendo en Bogotá desde hace seis años y tiene una empresa de recorridos turísticos por el centro de la ciudad en los que muestran el arte callejero (http://bogotagraffiti.com).  Sé que por lo menos en la ciudad de Nueva York también tienen algo así.  El cocodrilo aparece sobre un fondo que parece ser de otro artista, que pintó algo que tapa parcialmente el lomo del reptil.  Las gafas blancas y la cadena también blanca que tiene en el cuello están dibujadas apresuradamente y no concuerdan con el estilo realista del cocodrilo.  Eso parece haber sido agregado por algún grafitero que pasó por ahí y dejó su huella burlona.  Encontré esto frente a un colegio de la carrera 6ª. con algo así como la calle 58.  No se entiende el sentido de la frase ESTÁN MAL HECHAS que se ve a la derecha.

Luego está algo que parece ser otro lagarto, encontrado en la carrera 13, en el sector de Chapinero, pintado en lo que llaman una "cortina enrollable".  Ese tipo de objeto metálico protector está, como creo que ya expliqué, entre las superficies predilectas del artista de arte callejero, a pesar de las ranuras, que no le impiden hacer cosas con una profusión de detalles.  A lo pintado en ese lienzo tosco no se lo puede ver todo el día sino en días festivos, cuando los establecimientos de comercio permanecen cerrados. 

Al comenzar a recorrer las calles no sabía como llamaban a eso.  En la undécima caminata fotográfica (son ya 17) me sorprendió topar en la carrera 13, un poco más allá de la calle 67, con un avisito menudo de una empresa que instala puertas, ventanas y cortinas enrollables, en el que se escribe la frase con erre.  Consulté el diccionario y vi que, aunque se pronuncia la palabra con erre, debe escribirse con ere.  La expresión es lo suficientemente descriptiva como para poder estar seguro de que se trata de lo que sirve a los artistas callejeros para pintar cosas.  El hallazgo fue lo que puede uno denominar una "coincidencia didáctica".  Es un evento oportuno que se presenta muy ocasionalmente y por eso se justificaba fotografiar el aviso e incluirlo aquí.  

El dibujo del lagarto de Raya Koko (así, no "Ralla KoKo") es uno de varios, creo que ya cuatro, de ese artista que he encontrado.  El mismo día en que lo vi encontré también lo que parece como una versión más grande de los rostros rectangulares menudos que se ve alrededor del lagarto, pero en esos momentos no me percaté de que había una relación entre lo uno y lo otro.  Las iniciales que acompañan esa versión de mayor tamaño confirman que es de Raya Koko.

Ya mencioné el lastimoso y deprimente (dizque) Río Arzobispo (al incluir un escarabajo pintado ahí), que cuando no está lloviendo es más bien como un charquito alargado, tan débil que no arrastra lo que se le arroje, como se ve en la foto.  Desde que baja por el Parque Nacional (Enrique Olaya Herrera), que está en el pie de cerro, discurre a lo largo de un cauce cementado (¿o de concreto [hormigón]?) o de ladrillo.  Creo que en todo el trecho que atraviesa el Barrio La Soledad es íntegramente de ladrillo.  Al llegar a la carrera 30 desaparece y se hace subterráneo.  Los "habitantes de la calle" lo tienen convertido en un refugio maloliente.  Es otro "lienzo" de arte callejero y fue donde encontré el próximo lagarto, que no podría ser una salamandra porque tiene una lengua bifurcada.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario