jueves, 6 de agosto de 2015

Cabeza de pez









… y siguendo en el ámbito de lo subacuático, tenemos aquí una serie de cuatro fotos de una cabeza de pez realista y monocromática en posición vertical, dirigida hacia arriba, impresa en hojas de papel.  Es de lo mejor que he visto hasta ahora en mis aproximadamente tres semanas de caminatas fotográficas recientes (desde el centro hasta el Barrio Chapinero y desde los cerros hasta la carrera 30, que ahora llaman "Avenida NQS", pero en esa área todavía faltan muchas calles por recorrer).  En la esquina inferior izquierda dice "LUZ", en la esquina opuesta "RESACA".

La encontré en cuatro colores y en negro, siempre en Chapinero, donde hay una profusión de muros (y otras cosas, como ventanas y postes del alumbrado público) pintarrajeados tan notoria como en el centro.  Vi una morada que luego, al buscarla para fotografiarla, no pude encontrar.  Creía recordar donde estaba y me extrañó que no estuviera ahí pocos días después.  ¿La retiraron?  Eventualmente haré un segundo intento de hallarla.  Estaba en la misma esquina donde fotografié la tercera del grupo de las cuatro incluidas aquí (la de color verde pálido) y no fotografié la morada porque un vendedor ambulante estaba instalado en la esquina y la situación era tal que habría sido incómodo hacerlo sin molestarlo.

Era de esos casos en los que es necesario pasarse por el lugar en un domingo, cuando las calles están despejadas y ya no hay tantos obstáculos, como ese o motocicletas o carros estacionados en las aceras (andenes).  Otro problema puede ser el sol en días de cielo despejado: si cae sobre lo que se quiere fotografiar puede haber sombras molestas, y si está del mismo lado cae directamente sobre el lente de la cámara y no es posible fotografiar en esos momentos.        

En esas tres semanas he topado ya, durante los recorridos a pie con la cámara fotográfica, con dos personas que piensan que todo eso no es otra cosa que "vandalismo".  Podría decirse acerca de lo más tosco, pero en cambio muchos murales y las imágenes impresas son obras de arte de nivel profesional que convierten las calles en un museo al aire libre más entretenido que cualquier museo en espacios interiores. 

El primero era un librero de los de los libros de segunda mano al que he comprado varios, el segundo un fotógrafo caleño Testigo de Jehová de la época del famoso colega suyo "Manuel Hache" (Manuel H.), a quien conoció, y del periodista Darío Silva Silva, el del noticiero de televisión llamado "Noticolor" al que decían "Lambicolor" por ser él un adulador (o "lambón") del Presidente Julio César Turbay Ayala, periodista que lo contrataba para tomar fotos en ciertos eventos y que se convirtió luego en pastor "evangélico". 

Pasaba con unos cuatro correligionarios suyos y se detuvo a hablar al verme fotografiando esta frase en una pared: "¿Somos las pesadillas de Dios?"  Vino una charla de una media hora con algo de proselitismo, me entregó unos folletos y me invitó a asistir a las reuniones de su congregación en la calle 71 con carrera 19 (no muy lejos de donde estábamos, que era la calle 59 con carrera 19), en uno de los más de 60 templos de los Testigos que hay en la ciudad.  Entre los temas discutidos estuvo el satanismo, porque comenté que entre las cosas que he visto hay mensajes y dibujos satánicos.  De éste encuentro fortuito habrá que decir más cuando se pase al tema de los mensajes de las distintas "tribus urbanas", como les dicen ahora.   

   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario