sábado, 28 de noviembre de 2015

Quimeras (3)/Semihumanas (2)/Con cuerpo humano (1)






Esta serie heterogénea de cuatro ejemplos tiene la siguiente justificación: que los demás ejemplos de la misma categoría (quimeras semihumanas con cuerpo humano) que falta incluir se agrupan naturalmente en otros cuatro grupos que deberán ser las últimas cuatro partes de la sección de las quimeras. 

Recuerdo la ubicación de apenas dos de estos cuatro dibujos.  La trinca de hombres mosca encorbatados (o mejor, con la corbata en la boca, o por lo menos es lo que parece) estaba en la carrera 5ª., costado occidental, cerca de la esquina con la Avenida Jiménez, que resulta siendo la calle 15, como se ve en el número de puerta del Hotel Regina, que queda casi al frente, en el costado opuesto. 

(La dirección, tomada del directorio telefónico comercial, es "carrera 5ª. # 15-16", y el teléfono fijo, el [57][1]3345135.  Ahí les dejo ese aviso publicitario gratuito.  Tiene unos cinco pisos, si recuerdo bien, y es relativamente pequeño y modesto, pero su aspecto es elegante y encantador, porque a ambos lados de la entrada, creo, hay sendos arbustos decorativos en pote, y además su ubicación es ideal, en pleno centro, cerca de los sitios turísticos más notables, que sería muy largo enumerar.  Manifiesta un ambiente de intimidad que falta en los hoteles que son moles presuntuosas con más apariencia de aeropuerto que de hotel.  Coincidentemente, mientras fotografiaba la lámina de los hombres mosca vi salir del hotel a una pareja de aspecto nórdico.  Más allá, hacia el norte, en la misma cuadra del hotel y en toda la esquina, está el edificio de la Procuraduría General de la Nación, actualmente en manos de un godo fascista y taurómaco que anda destruyendo las vidas de políticos y profesores universitarios acusándolos dizque de promotores del terrorismo, o sea, "auxiliadores de la guerrilla", creando con eso un ambiente parecido al de la época del macartismo, el de la "cacería de brujas" del decenio de los años 50 en los Estados Unidos.  Hoy mismo se dio la noticia de que el diario londinense de izquierda,The Guardian, ha publicado un informe con declaraciones de miembros de las FARC-EP en el que dicen que dudan de que pueda haber un acuerdo de paz porque no existen las condiciones para reintegrarse a la vida civil, y a lo que se refieren es a ese clima de terrorismo oficial impuesto por gente como esa y sus matones del paramilitarismo, que siguen matando a todo el que se atreve a exigir que le devuelvan la tierrita que les fue quitada a la brava para entregarla a los agroindustriales de la palma aceitera.)

Pocos pasos más allá del andén ( o "acera" ["banqueta" en Méjico]) de los hombres mosca, también hacia el norte, está la fachada posterior de lo que hasta hace poco seguía siendo la sede del Jockey Club, cuya fachada frontal está en el costado opuesto de la manzana, frente al Parque Santander, en la misma cuadra del Museo del Oro y diagonal a la entrada trasera del Banco de la República, que es el banco emisor.

No podría dar la dirección exacta del muro donde vi lo que parece ser un hombre lobo pero sé llegar hasta allá.  La dirección aproximada es algo como la carrera 18 entre calles 55 y 60, en una manzana con una iglesia esquinera en la esquina suroccidental.  Wana debe ser wanna, frase del lenguaje popular del idioma inglés que corresponde a want to, o "quiero/quieres/quieren hacer [tal cosa]".  La palabra beff no existe.  Wanna beff sería do you want to beff?  La primera palabra es de una serie de frases en las que se fusiona dos palabras: lemme, betcha, gonna, hafta, musta, oughtta, shoulda.  

El cerdo policía es una lámina que he visto ya en unos tres sitios.  Esto de burlarse de los policías representándolos como cerdos es un recurso muy gastado, y además importado de los Estados Unidos, donde creo que se hizo un hábito en la época de la represión de las manifestaciones estudiantiles de protesta contra la Guerra de Vietnam, a fines del decenio de los 60 y comienzos de los 70.  La guerra terminó en 1.975 (el mismo año de la muerte del General Francisco Franco, que cultivó al rey actual para que fuera su sucesor, y el franquismo sigue dominando ciertos ámbitos en España).  En la hebilla dice FAT, que es "gordo" o "grasa" en inglés, un detalle demasiado craso y simplón.  Por un bolsillo asoman unos billetes, una alusión obvia al hábito de los policías mal pagados del Tercer Mundo de conseguir ingresos adicionales solicitando dinero a los infractores para dejarlos irse y evitar un arresto o el cobro de una multa, o participando en actividades delictivas como el narcotráfico y el contrabando.

martes, 3 de noviembre de 2015

Quimeras (2)/Semihumanas (1)/Con cabeza humana






¿Quién nos puede explicar por qué el ser humano muestra una preferencia por las quimeras con cuerpo humano más bien que por las de cabeza humana?  Los grafiteros en Bogotá no son la excepción, como se ve comparando en mi archivo el número de casos de lo primero con el de los de lo segundo (solamente dos, que es unas siete veces menos casos).

La primera de las dos del presente tema fue la primera con cabeza humana que vi, pero en la primera ocasión, que fue en la carrera 5ª. con calle 22, costado oriental, me mortificó verla mutilada: le faltaba el par de cuernos, que alguien había arrancado (pero la fotografié e incluyo aquí la versión mutilada).  Me entusiasmó topar con la versión intacta pocos días después, también en el centro de la ciudad, en la misma carrera, pero cuatro cuadras más al sur, con la calle 18 (exactamente al lado de una puerta # 18-56).  La palabra rusa sobre el lomo (хотеть) es el verbo "querer", "desear".

Lo otro parece ser un hombre oruga y estaba pintado en el muro lateral de la escalinata del puente de la carrera 5ª. sobre la Avenida 26, escalinata que baja desde su acera occidental y está frente al costado oriental de la Biblioteca Nacional, al otro lado del trecho corto de vía que se desprende de la calzada sur de la Avenida 26 (la calzada que sube hasta los cerros), da una curva y llega hasta la intersección con la calle 24.  Es un caso dudoso de quimera semihumana, y si no es eso entonces el niño oveja sería el único caso encontrado hasta ahora de quimera con cabeza humana.  El rostro y los cuatro miembros parecen humanos.  Coincidentemente, los dos ejemplos exhibidos aquí estaban muy cerca el uno del otro.  La versión descornada del primero estaba apenas a unas dos cuadras del segundo. 




--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


ACTUALIZACIÓN (5/XI/15)

Antier se presentó una coincidencia notable: habiendo agregado éste tema en la madrugada, salí hacia el mediodía a una cita odontológica tres horas antes de la hora de la cita, para matar dos pájaros de un solo tiro y ver si encontraba más cosas que fotografiar por las calles.  Me sorprendió topar con una cabeza de mujer pulpo en la calle 56 con 14 (Av. Caracas), a pocos metros de la esquina con la 15.  Es algo como Medusa, la Gorgona de las serpientes en lugar de cabellera.  Son ahora entonces tres las quimeras con cabeza humana.  El cuerpo de la tercera habrá que imaginárselo.

Hay varias cosa escritas en inglés en ese mural.  En pintura roja se lee octopussy y good (parece como si dijera geed), y en negro, fuck 'em all y no one.  Además se ve la fecha (2013) y lo que sería dos seudónimos: Elene y en la esquina inferior derecha Hoco o Uoco con las dos letras centrales como ruedas de una bicicleta sobre la que hay una luna creciente (o menguante).  Ese dibujo de la cicla con la luna, sin el seudónimo, lo había visto hacía ya tres meses, creo que en la calle 53, así que había que incluirlo. 

Octopussy es una combinación de dos palabras: octopus y pussy.  La primera significa "pulpo", la segunda es apócope de pussycat, "gatico", pero también se la usa en la jerga vulgar para designar al componente externo del aparato genital femenino.  Good es "bueno", fuck 'em all (o fuck them all) es un insulto obsceno que corresponde a algo así como "malditos todos ellos" (la primera palabra de la frase corresponde al verbo "follar" tal como se lo usa en España para referirse a la acción de copular) y no one es "nadie" (que también se dice nobody), y podría ser otro seudónimo.  He visto murales firmados por un Nadie.


Son seis triangulitos, seis tentáculos y siete cosas escritas, lo que sugiere que se trata de un grupo grafiteros de seis miembros y que lo escrito corresponde a sus seudónimos, mas la fecha.


El hecho de que el grafitismo haya aparecido primero en la ciudad de Nueva York y se haya desarrollado ahí, pasando por varias etapas, explica el uso frecuente del inglés por parte de los grafiteros.  También he visto frases en francés y en alemán.  Las frases en alemán serían todas de un artista berlinés que pintó un mural en la Avenida 26 con carrera 5ª. y sería el mismo de la tortuguita de la frase komm mit que ya he puesto en éste blogo.   









     

lunes, 2 de noviembre de 2015

Quimeras (1)/No humanas










Lo que en la vida real sería monstruoso, como fantasía puede ser cómico y gracioso.  En la Antigüedad muchos seres mitológicos, tanto dioses como criaturas terrenales, eran quimeras, algunas semihumanas, como los dioses del Egipto faraónico con cabeza de chacal, ibis o halcón, los centauros, el Minotauro y los leones alados asirios con cabeza humana, otras sin un componente humano, como los grifos que se  sigue viendo por ahí. 

Están, por ejemplo, los cuatro de piedra del Capitolio de Bogotá, sede del Congreso, donde hacen aquelarre los rateros y homicidas que manejan el país, siempre dirigidos astutamente por el Presidente de Asesinos, alojado suntuosamente en la Casa de Nariño (frente al costado sur del Capitolio), que en Venezuela llaman "Casa de Narquiño".  Eso que lo explique el presidente anterior al actual, cuyo padre era compinche de narcotraficantes, o explíquelo usted, Presidente Juan Manuel Santos Calderón, que lo sucedió, habiendo sido su Ministro de Guerra y siendo por ende responsable directo por los algo así como seis mil "falsos positivos", "ejecuciones extrajudiciales" u "homicidios en persona protegida" sucedidos durante su ministerio.  Es por eso que usted se niega a reunirse con las Madres de Soacha, porque "sabe que le voy a averiguar sobre la muerte de mi hijo", como dijo Luz Ediela Palacios, madre de Jader Andrés, un "falso positivo".  Ella le envió una carta que usted no ha querido responderle.  Siga escondiéndoseles, sátrapa infame.



Grifo capitolino y capitalino.  No sé que hace ahí eso que parece una varilla torcida porque al pasar por la Plaza de Bolívar nunca he visto nada parecido, y no parece ser un defecto en la imagen.  ¿Es un refuerzo para evitar que se desbarate una estatua muy vieja del siglo XIX?


Ahora hay también quimeras de laboratorio (http://transcripcionesreveladoras.blogspot.com/2013/05/quimeras-de-laboratorio.htm), pero aquí nos interesan las que ve uno por las calles, pintadas en las paredes o pegadas a ellas.  Ya he topado con unas 20.  Son apenas cinco no humanas, de las cuales meramente una semimecánica, algo que podríamos llamar un "dinomegáfono" o un "megafonosaurio", un dinosaurio con cabeza de megáfono.  Las demás son semihumanas, de ellas solamente dos con cabeza humana, una con cuerpo de oveja, otra con uno de oruga, porque todas las otras lo que tienen es cuerpo humano con cabeza de animal no humano, de cánido, ave, tortuga, sapo o pez.

Comencemos aquí con las no humanas.  La primera de ellas parece ser una paloma con cabeza de perro.  Está en la esquina de la carrera 13 con algo como la calle 49.  La cebra bípeda la vi en la carrera 7ª. con algo como calle 58, costado occidental.  Es de Peste, artista del que ya he incluido aquí una ballena, un ciervo o venado y un pez.  En realidad eso podría no ser una quimera sino un individuo disfrazado con cuello de jirafa y zapatos de tenis verdes de cordones rojos y metido en una especie de barquito que parece una cebra.  Cosas parecidas puede uno ver en algún carnaval.  La extravagancia del dibujo impide entender la intención del artista.

Luego está el gato con cabeza de liebre que ilustra un mensaje estudiantil de protesta de la época, hace unos dos años, en la que la rama ejecutiva del Gobierno nacional, que siempre, desde lo del Consenso de Washington, ha impuesto políticas de las que llaman "neoliberales", se vio obligado a desistir, por la intensidad de las protestas, en su intento de privatizar la educación superior y convertirla en un mero negocio, como ya lo hizo con el sistema de salud.  La leyenda dice: "Peligro: con la reforma a la Ley 30 nos dan gato x liebre".  Más abajo hay una frase ilegible que en la calle anterior, la 45, sí es posible leer: "No nos engañen."  Donde no es posible leerla es en la vía peatonal corta que baja desde la entrada de la Universidad Piloto hasta la carrera 13, pero en cambio ahí lo demás está nítido, mientras que en la 45 se lo ve borroso.  Son las complicaciones que presenta el uso poco hábil o apresurado de plantillas.

En el cuarto ejemplo se ve un par de criaturas rosadas no identificables con púas, una de ellas con un tentáculo como de cefalópodo (no recuerdo ya donde vi eso), y el último es el megafonosaurio antedicho.  Fue lamentable encontrar esa lámina arrancada parcialmente, en La Candelaria, el sector histórico de la ciudad.  Estaba a dos cuadras al sur de la Avenida Jiménez, en lo que creo es la carrera 3ª.  Se me ocurrió que la palabra completa podría ser MÉGAFAUNE, un retruécano en francés: mégaphone es "megáfono" y mégafaune es "megafauna", que es como los paleontólogos denominan a la fauna gigantesca de otras épocas.  Busqué en la Red bajo mégafaune y descubrí que es un conjunto musical de la ciudad francesa de Lyon con cuenta en la "red social" electrónica Facebook, donde pude ver su emblema en versión íntegra, que incluyo aquí.  ¿Acaso pasaron por la misérable Colombie, o fue que algún admirador suyo se trajo el emblema y lo pegó en ese poste?    

viernes, 30 de octubre de 2015

El Zoológico de CRISP


























Esto lo anticipé en el tema anterior porque entre los ejemplos de anfibios se debía incluir la salamandra que es una de las láminas autoadheribles de CRISP, dibujos en tinta negra de animales no humanos sobre fondo blanco.  Además hay animales suyos en murales, de los que ya aparecían exhibidos en éste blogo unos chigüiros (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/09/mamiferos-5roedores-3chiguiros-y.html) y un cocodrilo (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/10/reptiles-2lagartos-2.html).

Tengo ya algo así como un centenar de "trofeos de caza".  Son, como he explicado, láminas que he podido desprender sin dañarlas.  Llega uno a casa y las pega en hojas de papel.  (También está el caso insólito de un dibujo impreso sobre papel, de un disc jockey, que encontré casi totalmente desprendido pero intacto y que el próximo aguacero iba a tumbar y destruir.  Pude retirarlo fácilmente, como si hubiera estado esperando a que pasara por ahí para salvarlo.  Unas tres semanas después volví a verlo en el Parque de la Independencia, ese ejemplar sí todavía bien pegado, cerca de lo que queda del carrusel). 

Apenas dos de los trofeos son del zoológico, bastante poblado, de CRISP.  Creo que podrían ser muchos más de ese artista si no fuera porque llegó un momento en que comencé a sentir que sería injusto seguir arrancándolos (suponiendo que otros también se habrían dejado arrancar sin estropearse).  Un sentimiento intenso de culpa me obligó a desistir.

La primera lámina de CRISP que arranqué fue el águila en vuelo con las alas extendidas, como planeando tal como lo hacen los buitres en círculos.  Estaba puesta sobre la entrada de un Edificio Finver en la calle 53 (# 21-43), en el trecho largo de sector comercial que va de la carrera 13 a la 30, pasando por el Barrio Galerías (antes el Barrio Sears), al alcance de la mano --bastaba con empinarse un poco--, y además el extremo superior, que era realmente el inferior porque había quedado puesta al revés, se había desprendido hacía mucho tiempo y estaba caído y enrollado, tapando casi toda la mitad inferior, y con el reverso ya con una capa gruesa de polvo, así que por lo menos en ese caso lo que hice fue salvarla retirándola de ahí.  Estaba llegando al final de su vida útil a la intemperie. 

Que estuviera al revés y cayéndose indica que fue pegada apresuradamente.  La cabeza estaba hacia la derecha y las alas estaban trastrocadas, con la que debía estar arriba, abajo.  El error lo pude comprobar porque ya había visto esa misma ave como mural en otra parte, de gran tamaño, con una extensión de un metro o más de punta a punta del par de alas, mientras que en la lámina el águila tiene una envergadura de menos de una cuarta (la cuarta corresponde a 20 cm.).

El águila pintada en un muro está en la misma esquina (la más pintarrajeada que he visto en tres meses de caminatas fotográficas) del susodicho grupo de tres chigüiros (madre y par de crías), en la calle 43 con carrera 18-A (la misma carrera de la Iglesia de Santa Teresita, que queda cuadra y media más al norte).  La cría aislada de chigüiro que incluyo aquí (sobre fondo rojo y amarillo) la encontré mucho después, el día 11 del presente mes, y es de lo poco que queda de un mural suyo que está en los cerros, en La Candelaria, el centro histórico de la ciudad, cerca de la Plaza de Mercado de La Concordia y donde otros dos murales suyos sí siguen intactos.  No es que el mural se hubiera deteriorado: fue que otro grafitero lo tapó.  Leí por ahí que hay una norma grafitera informal que dice que no debe pintarse sobre lo pintado por otros, pero he comprobado que no todos la respetan, y da lástima ver como unos tapan cosas muy bien hechas que son obras maestras.  Mi cámara ha salvado para "la posteridad" (como se dice) varias cosas hermosas que habrían desaparecido para siempre si no hubiera sido por mis caminatas fotográficas.  Debería haber un equipo de fotógrafos recorriendo continuamente las calles para fotografiarlo todo antes de que sea ya demasiado tarde. 

Cuando por fin comencé a recorrer el centro de la ciudad tomando fotos, a fines del mes pasado (domingo 27), me sorprendió encontrar varias de esas láminas de animales de CRISP.  Fue cuando decidí no arrancarle más, en el momento en que vi una con la URL (dirección en la Red [Uniform Resource Identifier]) del sitio de su empresa de recorridos turísticos grafiteros para extranjeros (bogotagraffiti.com), el domingo 4 de octubre, porque ellos, en esos recorridos, que son en el centro, seguramente ven las láminas, en sitios como paredes, postes del alumbrado público o de semáforos y señales de tránsito.  Remata la presente serie de fotos una de la lámina con dicha URL.

No podía dejar el sector sin ellas, y mucho menos sin la de la URL, porque no vi ningún otro ejemplar de la misma.  Estaba pegada a un quiosco de los metálicos plateados de venta de "galguerías" (golosinas) en el costado occidental del Parque de los Periodistas, en la carrera 4ª.  Apenas la vi me entusiasmó la idea de agregarla a mi colección --era un gran hallazgo, como encontrar la tumba intacta de un faraón en el Valle de los Reyes--, pero instantes después apareció el remordimiento, que venía insinuándose desde hacía ya algunas caminatas.  Algo me dijo: "¡BASTA!  ¡NO MÁS!  ¡DEJA ESO AHÍ!"

La idea de coleccionar láminas de grafiteros, ¿me tiene convertido en su peor enemigo?  No sería justo decir eso y puede ser al contrario.  Algo que tarde o temprano se deteriorará o será arrancado torpemente y dañado --muchas las encuentro así--, va a quedar consignado en una galería electrónica indefinidamente, o por lo menos hasta que el Armagedón haga que colapse la Red.  Como expliqué en un tema anterior, puede ser difícil o imposible tomar buenas fotos de algunas cosas in situ, y en esos casos hay que ver si es posible, subiéndose al banquillo que cargo en el carrito de las compras, retirarlas y traerlas a casa.

El mural de los tres animales (mico, lechuza y pez), ubicado en la esquina de la calle 54 (?) con Avenida Caracas (la calle es la siguiente a la 53 y ve uno ahí una confusión en la nomenclatura: en la lata a la vista en la foto dice "Diagonal 53" pero me parece recordar que más abajo, avanzando por esa calle, dice otra cosa), en el costado norte de una tienda de mascotas (es un sector de varias cuadras de tiendas de esas), lo vi el domingo 6 de sept., y fue mucho el asombro cuando vi eso mismo en el centro un mes después (domingo oct. 4), pero ahora en una lámina, reducido a algo menudo, en la calle 20 con 4ª., una cuadra muy deteriorada en cuyo costado opuesto hay un mural muy largo de casi media cuadra hecho conjuntamente por Juega Siempre, Lesivo y Toxicómano (esto último el nombre de todo un grupo grafitero).

A la derecha del mural de los tres animales se ve parte de otro mural suyo, pintado en un muro perpendicular al de los tres animales.  Es un ataque gráfico a los banqueros.  Un encorbatado con casco como el de los malvados de la serie "La Guerra de las Galaxias", caminando y con  maletín en mano (sobre el mismo aparece la palabra "BANCOS"), lo he visto en lámina autoadherible.  Éste otro tema será incluido en una sección sobre los murales.   

Con el canguro se presentó otra sorpresa.  Vi una lámina descabezada (que incluyo aquí) y era imposible saber que animal era ese, pero me parecía que lo que veía era la cola y los cuartos traseros de un canguro, y justamente al día siguiente, el lunes festivo 12 de octubre, me alegró mucho encontrar una copia íntegra que permitió confirmar que era un canguro.  Es el emblema de la tierra natal de CRISP.   

(Hace como 40 años la Ley Emiliani trasladó a los días lunes varios días de fiesta para evitar que la gente "hiciera puente", que consiste en no laborar los viernes posteriores a un jueves de fiesta o los lunes anteriores a un martes de fiesta, convirtiendo el fin de semana en uno de cuatro días.  Ahora  los fines de semana extraordinarios son de meros tres.  Hay fiestas inamovibles pero el Día de la Raza (12 de octubre) ya no lo es.  Éste año no hubo que trasladarlo al lunes más próximo porque el 12 de octubre resultó ser un lunes.  Siguen llamando "puentes" a los fines de semana largos (tres días) pero ese no era el sentido inicial de la expresión.  Nunca había salido a caminar dos días seguidos porque son varias horas de paseo y queda uno físicamente resentido, pero quise por primera vez aprovechar un lunes festivo, y la recompensa fue esa de topar con el cangurito completo.)

La otra ave es un martín pescador que llaman laughing jackass ("asno que ríe") o laughing kookaburra (pronunciado como "cucaburra"), otra especie de la avifauna australiana.  Tiene un reclamo muy extraño que suena como una carcajada burlona, tan ruidosa que parece como si tuviera eco.  Hay cuatro especies de cucaburras y CRISP decidió seleccionar esa, que tiene una banda horizontal al nivel de los ojos.

El animalito de la trompa larga como la de un cusumbo y púas es el equidna, otro de la fauna insólita de Australia.  Es un mamífero que pone huevos, como el ornitorrinco.  ¿¿¿A qué sabrá un huevo de esos???  ¿Los consumían los aborígenes australianos?  Sí sé que esta gente recurría al canibalismo en tiempos de escasez: ¡se comían a sus bebés!  La vida dura lleva a hacer cosas como esa y no puede uno ponerse a juzgarlos.



domingo, 18 de octubre de 2015

Anfibios
















Las primeras dos imágenes son de sendos batracios hechos con la misma plantilla, uno sobre una cortina enrollable (ya se dijo algo sobre esto que es una de las superficies predilectas del grafitero en http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/10/reptiles-2lagartos-2.html, el otro sobre una pared muy rugosa, en la calle 22 con carrera 7ª, costado norte.  Fueron encontrados cerca el uno del otro (pocos metros los separan). 

Lo siguiente es una lámina autoadherible en el reverso de una señal de tránsito ubicada también en el centro de la ciudad.  Está al lado de otra lámina, casi totalmente arrancada, que aparece en muchas partes y tiene el dibujo impecable una planta de marihuana.  Será incluida en una serie relacionada con esa hierba sicoactiva, que es uno de los temas recurrentes de los grafiteros.  Es como si fueran todos jamaiquinos rastafarianos.   

Los batracios instalados sobre una hoja redonda flotante como las de la Victoria regia estaban en un mural extenso y eran el único detalle digno de ser registrado, en su esquina inferior izquierda.  Los últimos dos batracios son ambos dibujos toscos hechos apresuradamente que no se justificaría incluir aquí si no fuera porque los ejemplos de anfibios pintados en las calles bogotanas son tan escasos como los de serpientes.  El primero de ellos va acompañado de una palabra desconocida que parece ser "anti-usida" (las iniciales "U.D." corresponden a "Universidad Distrital"), en el segundo se lee un insulto ("sapo" en la jerga de la patanería significa "delator"). 

Esta serie termina con algo de lo que podría uno llamar "el zoológico de CRISP": una lámina autoadherible blanca con una salamandra o una salamanquesa.  Ese seudónimo de un artista que he mencionado ya unas tres veces se lo puede ver en el costado derecho del animal. He visto ya varias de estas láminas suyas con animales.  Creo que ameritan un tema propio y serán el próximo.  

Éste blogo fue iniciado con la imagen de un batracio (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/07/la-rana.html).  Los batracios son el grupo de las ranas y los sapos.  "Rana" y "sapo" son términos del lenguaje común, no términos científicos, pero sí corresponden a dos tipos de batracio que es fácil de distinguir el uno del otro: las ranas son pequeñas y de piel lisa y muchas tienen una coloración hermosa, los sapos son de piel rugosa y poco atractivos, y pueden ser enormes.  Es insólito el caso de la especie cuyo renacuajo es mayor que el adulto.  Por eso le dicen "sapo paradójico".  Es uno de los casos que aparecerá eventualmente en mi lista de excepciones zoológicas (http://excepciones-zoologicas.blogspot.com/).   
     

sábado, 17 de octubre de 2015

Reptiles (7)/Serpientes





Han sido apenas tres las serpientes vistas en los muros en los tres meses de caminatas fotográficas, o sea, a un miserable promedio mensual de solamente una.  ¿Por qué las evitan como tema los grafiteros, siendo que con sus cuerpos retorcidos se prestan para hacer dibujos decorativos e incluso barrocos?

Hasta hace cinco días eran dos íngrimas, pero en la última salida, el 12, un lunes festivo (por lo del Día de la Raza, el de la llegada de los invasores a América), me alegró ver otra vez la lámina autoadherible de una cobra erguida, ahora sí en una condición más o menos aceptable, pero si no hubiera salido con un pegante que me permitió reconstruir la parte inferior, que se estaba desprendiendo y desintegrando, tampoco en esta ocasión se habría justificado fotografiar.  Ya la había visto dos veces, siempre casi totalmente arrancada, algo mortificante porque se veía que estaba bien dibujada. 

Esta vez el borde enrollado estaba tan quebradizo que mientras pegaba se desprendió un fragmento, afortunadamente bastante pequeño, y cayó revoloteando al suelo como una hoja seca.  Ahí aparece la muesca respectiva en la foto.  El nombre "Volketa" que se ve sobre la cobra lo veía por primera vez.  La lámina estaba en el reverso de una señal de tránsito en la esquina de la Avenida Caracas con lo que podría ser algo como la calle 42, o la anterior a esa.   La URL que aparece en el costado de la cobra (volketa.org) es de los de la cuenta en Facebook de "Volketa Blog-zine", que son grafiteros, raperos y no sé que más. 
 
Era apenas la segunda vez que salía con el pegante.  Ya dije por que lo había sacado la primera vez --para volver a dejar en su lugar algo que había arrancado como trofeo de caza, porque me arrepentí de haberlo hecho (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/10/reptiles-5tortugas-1.html)--, pero luego descubrí que me serviría para rehabilitar láminas muy deterioradas, con bordes desprendidos y enrollados como un pergamino antiguo, antes de tomarles fotos.  Fue una gran idea, como lo había sido salir siempre con un banquillo metido en el carrito de hacer mercado.  Eventualmente habrá que incluir un informe sobre las herramientas que necesita un fotógrafo de arte callejero.  Inicialmente fue la mera cámara.  Poco a poco se fue viendo que eso era insuficiente.

La siguiente es de un mural ubicado en el costado occidental de la carrera 24, cerca del lado norte del espacio despejado y amplio frente al Estadio El Campín y de donde baja y termina en ese punto la calle 57 (la serpiente cascabel tiene una piedra tallada en las fauces), y la tercera es un acercamiento de la que ya quedó mostrada en el dibujo en el que está al lado de un caimán o un cocodrilo (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/10/reptiles-4lagartos-4.html). 

viernes, 16 de octubre de 2015

Reptiles (6)/Tortugas (2)


















Primero aparece lo ya mencionado en la primera parte de esta serie sobre las tortugas, que es el mural de Lesivo con la cabeza de una tortuga marina.  En la foto del mural completo se ve un poco más allá el muro bajo más corto de su tortuga terrestre.  En la sección que será sobre los murales se incluirá varios detalles de éste.

Luego aparecen otras tres tortugas, pero estas de estilo humorístico, la segunda de ellas sentada sobre un equipo de sonido.  La última es un personaje de las tortugas "ninya" (ninja), de Don Motta.  La leyenda dice en inglés "Rafael estuvo aquí".  Lo de "… estuvo aquí" es una frase antigua que se veía ya en inscripciones romanas y viquingas garabateadas en piedra o madera.  En la Roma imperial era común que se supiera leer y escribir, como lo es ahora, y sus legionarios eran grafiteros de ocasión que dejaban sus mensajitos por donde pasaban, o dibujitos obscenos como los que se encontró en Pompeya y como los de nuestro tiempo.  En cambio lo de Lik Mi en Bogotá es "pornoarte" como el de los grabados japoneses elegantes, impecables y minuciosos de otros siglos (http://arte-callejero-de-bogota.blogspot.com/2015/09/del-kama-sutra-de-alias-lik-mi.html).

El mural del equipo de sonido es del grupo de grafiteros ABM y está en la calle 30-A con carrera 4ª., la cuadra del costado sur de la estación de Policía de La Perseverancia, que se sublevó en 1.948 durante el Bogotazo.  Dos de mis tías, fallecidas hace ya varios años, vivían muy cerca de ahí, en la misma carrera de la estación, la 5ª., en un edificio esquinero con la 27 (?) que sigue ahí, y fueron testigos de esos acontecimientos. (Cruzando la calle, frente a dicho edificio, están ahora las Torres del Parque del arquitecto Salmona, que tienen vista a la Plaza de Toros de Santamaría y quedan en el costado norte del Parque de la Independencia, muy cerca también del Planetario Distrital y la estatua de Nicolás Copérnico, una donación del gobierno de Polonia.) 

La estación permaneció sitiada por unos días y los vecinos pasaban ollas de alimentos por sobre los muros a los sitiados.  No entiendo como era posible esto, pero sucedió tal como una de ellas me lo contó.  Fue un caso insólito, único, porque la Policia era un instrumento represivo del régimen conservador que perseguía a los liberales y los andaba asesinando por todas partes.  Obviamente la explicación está en que el barrio era el de Gaitán, un liberal, cuyo asesinato fue lo que causó el Bogotazo.  En una ocasión pasó ella por ahí, se inició el tiroteo y alguien gritó: "¡Tírense al suelo!"  El país regresó a la normalidad al cabo de unas dos semanas, luego de esta Revolución Gaitanista fracasada que logró el milagro de unir a los dos partidos políticos tradicionales, que de matarse el uno al otro pasaron a matar al "pueblo pueblo" y siguen haciéndolo desde entonces, en un simulacro de democracia que no se sostendría si no fuera por la ayuda militar externa.  Ya se dijo aquí algo sobre Gaitán, en la tercera parte de la serie sobre los lagartos, porque se incluyó ahí otro mural encontrado en La Perseverancia.  (Recibí respuesta de Ene Ene, el muralista y tatuador, que regresó a Chile hace poco, y confirmó lo del ambiente de inseguridad en ese sector: hay un par de asaltantes que anda yendo y viniendo en una motocicleta, viendo a ver quien se ha atrevido a pasar por ahí ingenuamente, para caerle encima.)

En Colombia llaman despectivamente "lagartos" a los aduladores de los que manejan el poder a través del asesinato, a quienes se arriman para recibir favores.  En su sitio en la Red las FARC-EP llaman ahora "lagartos de la paz" a personajes como León Valencia, un ex guerrillero del ELN que dirige la Corporación Nuevo Arco Iris y promueve las conversaciones de La Habana.  Él justifica su renuncia a la vía revolucionaria diciendo que no pudo soportar ciertos asesinatos que le parecían inaceptables por innecesarios, como el de cierto jerarca de la Iglesia Católica y los de los disidentes en su grupo guerrillero.

Parece que Erre, Lesivo y el grupo grafitero Toxicómano, que incluye a unos "ponqueros" (punks), que son los de cabeza rasurada a ambos lados y cresta de cabello (teñido chillonamente) a lo casco de legionario romano (o a lo indígena norteamericano Iroquois), se dejaron absorber por el "orden establecido".  En mi última caminata fotográfica, hace apenas cuatro días, el 12, un lunes festivo, me sorprendió ver anunciada en pendones enormes en el costado oriental de la Biblioteca Nacional una exposición de ellos.  Como no la abren en días festivos llamé al día siguiente a indagar y dijeron que son murales de esos artistas callejeros alusivos al personaje de la Independencia Antonio Nariño "en su faceta de impresor, escritor y (…)", … y no recuerdo ya la tercera "faceta" del prócer que escuché por teléfono.  Puede tomarse fotos.  Incluyo luego de las tortugas un par de fotos de los pendones.  En uno de los dos aparece un Nariño anacrónico y duplicado con gafas de sol.

A los aficionados a las bibliotecas físicas les servirá esto otro: aprovecharon para informarme que ya no puede uno ir a esa a consultar los archivos a menos que uno se registre como usuario, pero eso no tiene ningún costo para el futuro usuario.  Va uno y le toman una foto para la tarjeta de usuario (o "carnet", como dicen ellos, siendo que es un galicismo).  En otra época iba mucho allá y pasaba horas en la sala de lectura (helada como una nevera), que tenía unos vitrales verticales y angostos bastante largos de varios colores y de estilo art nouveau, muy atractivos. 

Por lo que veo ahora en el sitio del grupo Grafito en Facebook, en las fotos del tema que anuncia la exposición, despejaron ese espacio y ya no es una sala de lectura.  Acabo de unirme al grupo y ahí quedó mi invitación a asomarse a éste blogo.  Agradezco que la persona que aprobó mi solicitud hubiera otorgado un Like a mi mensaje.  Con ese son ya dos grupos grafiteros de los de esa "red social" electrónica a los que he podido unirme.  Un tercer grupo se hizo el exclusivo y no respondió a mi solicitud.  Alguna razón tuvieron que tener.  Tuvo que haberles parecido demasiado sospechosos mis antecedentes, por las lagunas extensas que uno deja en ellos cautelosamente.